El Viaje de Nelson Schwenke

Rescate del trabajo del dúo chileno Schwenke & Nilo tras conocerse la muerte de uno de sus fundadores, el valdiviano Nelson Schwenke.

Imagen de los comienzos del dúo Schwenke & NiloRecuerdo muy bien la situación. Hace unos diez años entramos con dos compañeros de trabajo a almorzar en un restorán de la calle Antonia López de Bello en el Barrio Bellavista. Apenas nos sentamos me alegré por la música que tenían puesta los locatarios. Se trataba de Schwenke & Nilo, y expresé mi emoción de escuchar esas canciones después de muchos años.

Sin embargo mis acompañantes, unos cuantos años más jóvenes que yo, reaccionaron sin mala intención diciendo frases como “qué triste” o “qué penita”, refiriéndose a sus temáticas. Intenté explicarles el origen de sus canciones y el contexto histórico en que nacieron... pero no.

La distancia generacional ya era demasiado grande y el mercado de la nueva democracia había empezado a cubrir con su manto del olvido a quienes ayudaron a combatir una dictadura con música y poesía. Y tan sólo unos pocos años antes.

Intenté explicarles que en Valdivia llueve mucho y que esa característica climática se transforma en extrema melancolía cuando tienes conciencia social. Que durante la dictadura de Pinochet las peñas universitarias eran una gran posibilidad para reunirse en torno al arte y compartir pensamientos e información. Que muchos conocían casos cercanos de prisioneros políticos, de torturados y de desaparecidos, y que un artista consciente es incapaz de sustraerse a ello. Que eran tiempos de extrema creatividad, con músicos y poetas compartiendo escenario, como lo hacían Schwenke & Nilo con su amigo Clemente Riedemann. Que estábamos en presencia del nacimiento de una nueva economía mundial, con Chile como conejillo de indias de un modelo desigual y con demasiadas injusticias sociales. Pero nada.

Ves
LLUVIAS DEL SUR

Schwenke & Nilo | Volumen I (1983) - Pista 7

Lo recuerdo y no dejo de pensar que hoy, una década más tarde, otra generación sí entendió el mensaje y que está luchando en las calles por sus derechos. Ellos sí se dieron cuenta que son víctimas del mismo sistema que se denunciaba en unas “tristes” canciones treinta años antes. Y de pronto asoma la canción con contenido no sólo como una alternativa más, sino como una necesidad de identidad.

Imagen de Nelson Schwenke y Marcelo NiloNelson Schwenke, el hombre de la poesía del dúo —y que aceptó la chilenización de su apellido a "Chuenque" en desmedró del "eshvenke" original—, tuvo el mismo desliz que casi todos cometemos diariamente, cruzando por ahí por donde no debemos, sólo que la suerte con él fue más drástica. Su muerte debe augurar unas “Lluvias del Sur” interminables por estos días. Pero como todos los hitos, puede ser una oportunidad de rescate e influencia. Escuchar ahora las canciones que él compuso junto a su compañero Marcelo Nilo, suenan hoy como si nada hubiera cambiado. Cambian las máquinas, pero los problemas son los mismos.

"Se nos fue pegando la avaricia
y con ella también la injusticia
nos gustó los artefactos
que ofrecían las vitrinas
y se fue apagando nuestro canto...”

(Nos fuimos quedando en silencio)


"Se nos está cayendo la arquitectura
y queda la miseria al sol
y Chiloé flota como los palafitos
a punto de caerse al mar.
Ya no nos quedan ni las falsas ilusiones
que vimos en televisión
se nos ha muerto quince veces la esperanza
con sus espejos de alquitrán...”

(Islas del Sur)


"Hay que hacerse de nuevo cada día
poner en un cordel cada derrota
colgar en nuestra historia unos pañales
que digan: Seguimos Intentando.
Tenemos que juntar nuestras verdades
tenemos que reír a toda costa
tenemos que inventarnos la esperanza
hay que hacerse de nuevo cada día...”

(Hay que hacerse de nuevo cada día)

"Sólo tres en el colegio
tienen su pluma y pincel
otros siete van de luto
diez kilómetros a pie
si reparten las manzanas
que les quedan pa' ofrecer
tres de ellas pa' nosotros
y las otras ya sabes... “

(Con datos de la UNICEF)


"Esos poetas y cantantes,
escritores y estudiantes
que no saben más que reclamar,
que no han visto las noticias
ya no hay tanta avaricia
todo el mundo puede hoy comprar.
Hasta los pobres de hoy en día
fuman de categoría
los cigarros que les dan high life...”

(En esta época)


"Y no esperes que por ti vayan pensando
es peligroso, te pueden ir engañando
a crecer, nos llama la vida
a crecer, nos llama el amor ...”

(A Crecer)

 

Portada de revista La Bicicleta con cancionero de Schwenke & Nilo (1984)Y tantas otras como “Entre el nicho y la cesárea”, “Sopas de Margarita” o “Mi canto”.

Hoy reivindico la melancolía, porque es difícil que todos sigamos de largo como si nada, como si el dolor de la puñalada en verdad no doliera, tal como nuestro modelo económico y social propone, con baterías de anestesia provenientes de las tarjetas de crédito. Hoy reivindico el derecho a expresar la tristeza en el arte, porque el arte no existe para hacerte reír, sino para emocionarte, y ahí, la risa y el llanto juegan parejo. Y la tristeza o “la penita”, es una emoción que muchas veces tiene su origen en la injusticia, en la desigualdad o en la tiranía, esas realidades que "molestan" y que algunos sugieren dejar pasar. No Schwenke, no Nilo, a buena hora. ¡Feliz nueva vida Nelson!

 

Y si alguno quiere risa
tiene que volver la vista
ir mirando las vitrinas
que adornan las poblaciones
o mirar hacia la calle
donde juegan esos niños
a pedir monedas de hambre
aspirando pegamento
pa ' calmar tanto tormento
que les da la economía
¿cierto que da risa?

(El Viaje)

 

Ves
EL VIAJE

Schwenke & Nilo | Volumen I (1983) - Pista 6

 


por Denis Leyton

 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar
UA-3404586-10